Silencioso y agresivo, así es el cáncer de esófago

18/03/2019

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

El diagnóstico temprano mediante una endoscopia de última generación, es primordial para combatirlo a tiempo.

Rubén ha notado que su ropa le queda más holgada de lo normal. Hace casi dos años siente dolor en el pecho al ingerir alimentos, lo que lo obliga a dejar la mayor parte de la comida sólida en el plato. Solo ingiere líquidos. Sumado a esto, él mantiene el hábito de consumir alcohol y cigarrillos de manera constante.

Su cuadro no es favorable. Por lo que, decide visitar a su médico de cabecera, quien luego de varios exámenes le determina un cáncer de esófago en un estado avanzado.

Esta enfermedad se forma por células que mutan a células malignas (cancerosas) en los tejidos del esófago, debido a factores externos, formando el cáncer. Por lo general, cuando esto sucede en sus etapas tempranas, los síntomas son imperceptibles, lo que conlleva a su desarrollo silencioso en el organismo, hasta formarse tumores malignos que bloquean el traspaso de los alimentos hacia el estómago. Por esta razón, el paciente suele acudir al profesional muy tarde. Tal como le sucedió a Rubén.

Sin embargo, existe una salvedad para descubrir este cáncer de manera temprana o precoz, aunque por coincidencia, tal como lo detalla el Dr. Juan Manuel Alcívar, gastroenterólogo del Instituto Ecuatoriano de Enfermedades Digestivas (IECED). “Hemos tenido pacientes que llegan a realizarse una endoscopia por otras causas como ardores estomacales o constante reflujo, y durante el procedimiento se visualiza un cáncer de esófago en sus estadios tempranos”, afirma.

Signos de alarma y factores de riesgo

A pesar que esta enfermedad es asintomática en sus estadios iniciales, existen indicios que deben tomarse en cuenta para visitar al especialista. Por ejemplo, “un hombre de más de 50 años que tiene dificultad para tragar (disfagia), o que se le devuelve líquido amargo y ácido, debe de acudir al médico para realizarse una endoscopia, y así descartar cualquier sospecha de cáncer en el esófago”, agrega la Dra. Haydee Alvarado, gastroenteróloga del IECED.

Otros signos de alarma son: dolor en el pecho al comer, sangrado digestivo, pérdida de peso involuntario, entre otros.

Sin embargo, los factores de riesgos engloban características más específicas como: sufrir de esofagitis (inflamación o hinchazón del esófago), la cual a su vez puede ocasionar la enfermedad del esófago de Barrett (siendo potencial causante del cáncer de esófago).

Además, también son propensos de adquirir esta enfermedad aquellos que:

Sufren de reflujo gástrico con esofagitis.
Beben alcohol y fumar.
Toman bebidas muy calientes.
Sufren de obesidad, por el mayor riesgo de reflujo.
Tienen infecciones causadas por el virus del papiloma humano.
Tienen una dieta pobre en ingesta de verduras.
Sufren de Acalasia (enfermedad ocasionada cuando el extremo inferior del esófago no se relaja adecuadamente).

Tipos de Cáncer de Esófago

Esta enfermedad se clasifica en dos tipos de cánceres. El primero es conocido como adenocarcinoma y el segundo es de tipo escamo celular. La diferencia entre ambos es la localización y el tipo de célula afectada en el esófago.

Generalmente, el adenocarcinoma se forma en el tercio inferior del esófago, cerca del cardias (unión entre el estómago y el esófago), y se relaciona con el esófago de Barret. Mientras que, el de tipo escamo celular se puede desarrollar en cualquier lugar a lo largo del esófago, siendo más común en la porción superior del órgano (cercano al cuello).

La pared del esófago está compuesta por 4 capas (mucosa, submucosa, muscular y adventicia). Inicialmente, el cáncer nace en la mucosa, que es la primera capa. Con el tiempo invade hacia el resto de las capas hasta llegar a los ganglios linfáticos, o vasos sanguíneos.

Cuando esto sucede se produce la migración de células cancerosas a otros órganos, fenómeno conocido como metástasis (ver imagen).

 

 

 

 

 

 

 

 

 

El tratamiento dependerá de la estadificación

En la actualidad, la tecnología cumple un papel fundamental en la detección temprana de los tumores esofágicos. Por ejemplo, en el IECED, cuentan con equipos de última generación, con magnificación óptica y tecnología HD, que permite a los médicos detectar una anomalía con mayor facilidad en las paredes del esófago, y sobre todo en estadíos tempranos.

Y, dependiendo del estadio (1 o 2), los especialistas pueden extirpar el tejido maligno mediante un procedimiento endoscópico mínimamente invasivo, retirando el cáncer por completo del paciente y, por ende, curarlo.

Sin embargo, cuando el cáncer ha progresado y cerrado parcial o totalmente las paredes del esófago, no es posible hacer la extracción, pero sí aplicar un tratamiento paliativo. Se trata de la colocación de una prótesis esofágica habitualmente metálica, la cual abre la luz esofágica para garantizar que el paciente pueda alimentarse. El principal objetivo de este último tratamiento es mejorar la calidad de vida del paciente.

Imagen del lado izquierdo: Estenosis parcial del esófago.

Imagen del centro: Estenosis total del esófago por cáncer de esófago.

Imagen del lado derecho: Prótesis metálica esofágico desplegada por cáncer.

Cabe recalcar que, el IECED es el único centro del país y de los pocos de Latinoamérica, que posee la tecnología de la Endomicroscopia Confocal, que ayuda a ver en tiempo real el grado de alteración de la mucosa, y así predecir si se trata de un tejido maligno o solo inflamatorio. “Actualmente, podemos tomar nuestras biopsias dirigidas del área que nos interesa”, aclara el Dr. Carlos Robles-Medranda, Director del IECED.

La clave está en la prevención

La mayoría de las enfermedades actuales se pueden evitar con la prevención. En esto coinciden todos los especialistas consultados. “Un estilo de vida saludable, dejar de fumar y beber, realizarse controles periódicos, y hacerse una endoscopia si eres mayor de 40 años, y presentas algún síntoma o factor de riesgo, todos son métodos de prevención para evitar un cáncer de esófago”, concluye la Dra. Alvarado.

Fuentes: IECED, doctores Carlos Robles- Medranda, director del IECED, Juan Manuel Alcívar, gastroenterólogo del IECED, Haydee Alvarado, gastroenteróloga del IECED.

FOTOS: IECED e internet.

2 comentarios

  1. Erika Figueroa /

    Buenas tardes tengo 36 años y el año pasado me hicieron una endoscopia , es recomendable realizarme otra endoscopia ya que deben tomar muestra de mi esófago no hay problema que sean seguidas

  2. comunicacion /

    Buenas tardes Erika. Para más información llámenos al (04) 2109-180, extensión 101, 104 , 121 o 122, 131 o escríbanos a nuestro WhatsApp 0991051413, mencione que nos vio en Facebook/Instagram o Google para que aplique el descuento.
    Dir: Abel R. Castillo S/N y Av. Juan Tanca Marengo
    Torre Médica II, 405 – 406 ( Omnihospital).

Responder

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *