fbpx

Manometría de alta resolución mejora diagnóstico de enfermedades motoras del esófago

Manometría de alta resolución mejora diagnóstico de enfermedades motoras del esófago

Está técnica es excelente para diagnosticar patologías como la acalasia, hipotonías del esfínter esofágico, hernia de hiato, entre otras.

Si alguna vez ha experimentado que, al comer sus alimentos, más allá de sentir placer, siente incomodidad y molestia en la zona del pecho (al nivel del esófago), es porque quizás le está pasando lo mismo que le sucedió a quien en adelante llamaremos ‘Juan’. Cada vez que desayunaba, almorzaba, cenaba o ingería cualquier tipo de alimentos en el día, la sensación era la misma. Él sentía que la comida se le quedaba atascada en el pecho y no bajaba al estómago. 

Al pasar el tiempo, después de varios meses, el cuadro de Juan se fue agravando. Ya no bastaba con ayudarse a pasar los alimentos con líquidos. El dolor seguía, y no solo al comer sólidos, sino también al beber líquidos; y su capacidad de retenerlos en su cuerpo ya no era posible. Empezó a arrojarlos (vomitarlos) casi completos, tal como los había masticado. Irónicamente, lo único bueno de esta desagradable situación, es que al expulsarlos por la boca (de forma natural y no auto induciéndose) sentía alivio en el pecho, aunque de manera momentánea.

Tratamientos básicos iban y venían, pero no encontraba solución, al ser confundido su diagnóstico, por ejemplo, con la enfermedad de reflujo gastroesofágico. Y, por último, empezó a bajar considerablemente de peso. Al año, pasó de tener 180 a 150 libras.

Lo que Juan no sabía es que tenía una enfermedad del esófago llamada Acalasia, comenta la Dra. Hannah Pitanga, directora del área de motilidad del Instituto Ecuatoriano de Enfermedades Digestivas (IECED), experta en el área, quien asegura que de habérsele realizado una Manometría de Alta Resolución a tiempo, se hubiera evitado tantas penurias. Es que, inclusive, en una endoscopía puede pasar desapercibida la Acalasia en las primeras fases.

Y al igual que esta enfermedad, otras más como la hernia de hiato o la hipotonía del esfínter esofágico, que podrían presentar cuadros similares al descrito antes (con sus respectivas variantes) o quizás ningún síntoma, como suele pasar en ésta última en mención; bien pueden detectarse con mayor efectividad con esta tecnología de avanzada, que aún es poco usada en el país, pero que sí se aplica con efectividad en el IECED.

Avances tecnológicos en pro del paciente

En los últimos años se ha experimentado un gran avance tecnológico en el estudio de los trastornos motores esofágicos, como es el caso de la Manometría de Alta Resolución, la cual permite un mejor diagnóstico en comparación con la técnica convencional.

Este procedimiento se refiere al uso de suficientes sensores de presión (alrededor de 36) colocados cada 1 o 2 centímetros, de forma que, por interpolación entre ellos, la presión intraluminal esofágica puede llegar a ser mostrada de forma continua en el espacio.

Dentro de sus características, define completamente el perfil de presión intraluminal, registra simultáneamente los dos esfínteres y el cuerpo esofágico, y realiza un análisis de los datos en forma de mapas topográficos, con lo que mejora el conocimiento de la función motora del esófago.

«La manometría de alta resolución, combinada con otras pruebas como la pH-impedanciometría de 24 horas, es una herramienta de referencia para lograr el diagnóstico más preciso, y poder adoptar el tratamiento idóneo en cada caso. Presenta numerosas ventajas frente a la manometría convencional», recalca la Dra. Hannah Pitanga Lukashok, Gastroenterólaga del IECED, procedente de Brasil.

La Manometría de Alta Resolución permite ‘navegar’ por el interior del esófago y ver exactamente dónde se localiza el problema y en qué consiste. Esto ayuda a evitar en los pacientes molestias innecesarias, derivadas de diagnósticos menos precisos realizados con técnicas pasadas.

Una clara ventaja de la manometría de alta definición es que se evita mover la sonda, eliminándose los artefactos del movimiento y haciendo que la exploración sea más rápida y confortable para el paciente. Esto se confirma en un estudio[i] que demuestra que el tiempo del procedimiento con ésta tecnología es significativamente menor que el que se efectúa con una manometría convencional (8.2 minutos vs 24.4 minutos). 

La técnica es más fácil de realizar y puede ser practicada tras un breve entrenamiento. Además, permite estudios más reproducibles, dado que la ‘variabilidad interobservador’ en los estudios manométricos es un hecho comprobado[ii].

En pro de la educación

Es por esto que el IECED se encuentra en una fase educativa y entrenamiento de sus doctores, así como demás colegas, donde tienen como uno de sus prioridades dictar varios cursos y talleres, entre esos el I Curso de Manometría de Alta Resolución del país. El evento que se llevó a cabo en septiembre de 2015 contó con la presencia de reconocidos expertos en el tema procedentes de Francia, como lo son el PHD. Francois Mion y la PHD. Sabine Roman, así como los especialistas quiteños en el área, el Dr. Ramiro Coello y el Dr. Gustavo Ayala.

 

FUENTES: 

[i]Salvador R, Dubecz A, Polomsky M, et al. A new era in esophageal diagnostics: the image-based paradigm of high-resolution manometry. J Am Coll Surg 2009; 208:1035–1044.

[ii] Nayar DS, Khandwala F, Achkar E, Shay SS, Richter JE, Falk GW, Soffer EE, Vaezi MF. Esophageal manometry: assessment of interpreter consistency. Clin Gastroenterol Hepatol 2005; 3: 218-224.



WhatsApp Escríbenos por whatsApp